Hay personas que desean hacer de cada momento de su vida, una historia distinta a la de los demás, de este modo se enfrenta a una constante búsqueda de lugares que resulten especiales con el fin de desarrollar sus más significantes historias. En la actualidad, se han puesto muy en boga las masías para bodas o cualquier otro evento en el que se requiera de un espacio distinto y memorable. Las masías son casas grandes que están hechas en piedra y madera, y que se encuentran ubicadas dentro de una finca que es relativamente grande.

Inicialmente las masías fueron una construcción de carácter rural que se realizo durante la Edad Media sobretodo en el Este peninsular de España. Dichas construcciones se incrementaron de forma eficaz mientras se vivió el Reino de Aragón, aunque es posible que su origen se encuentre en la época romana. Estas masías están vinculadas a la ganadería y la agricultura. Por lo que de seguro alguna vez las has visto incluso en algún anuncio publicitario.

En nuestro país, estas edificaciones son muy abundantes, sobre todo en Cataluña, en donde se le denomina “más”, siendo rehabilitadas en la actualidad para ser empleadas con el objetivo de realizar eventos de carácter familiar como bodas, cumpleaños, graduaciones; pero también se encuentran indicadas para realizar reuniones de trabajo, hacer turismo, o algunas sesiones formativas, ya que se tiene la posibilidad al mismo tiempo de disfrutar de la tranquilidad y de la desconexión que puede ofrecer este entorno natural y contando con las mayores comodidades.

En cuanto a este último aspecto que se refiere al turismo, este es un espacio que esta rodeado de pura naturaleza, ya que cuenta con una gran cantidad de hectáreas donde se pueden realizar excursiones haciendo senderismo, y con ello poder conocer las distintas costumbres arraigadas en la zona, su comida, diversos sitios que son emblemáticos y en donde se llevan a cabo las distintas actividades cotidianas. cuando se trata de las bodas en una masía, dicha ceremonia se encuentra llena de encanto debido a que es un entorno natural único, donde se cuenta con total libertad al momento de preparar una boda hermosa y como se desee. Algunas de las actividades que pueden realizarse en una masía pueden ser:

Una comida tradicional. Sobretodo cuando se trata de una boda pues hace juego con el entorno, lo que brinda una sensación de que se pertenece al momento. Con la comida tradicional se puede brindar un excelente plato que no podrá ser degustado en ningún otro lugar.
Las masías cuentan con amplios espacios. Y ello incluye sus pistas de bailes o para realizar otras actividades donde las personas puedan pasarla de lo mejor. Estos lugares siempre son de mayor tamaño que los que nos puede ofrecer un restaurante.

Se puede descansar en su propio hotel. La mayoría de las masías cuentan con su propio hospedaje, por lo que si alguien desea quedarse y descansar antes de iniciar su viaje de vuelta, lo más recomendable es hacerlo en ese mismo lugar.