Para  los que siguen pensando que el turismo es agarrar una maleta colocar ropa, cepillo de dientes, afeitadora de barba, zapatos y documentos, pues esa podría no ser toda la historia. Con el transcurrir de los tiempos, al igual que los gustos de la sociedad, también los del turismo se han visto modificado, en la actualidad van desde el más convencional que es el de sol y playa, pasando por el de aventura extrema, hasta la práctica de actividades inimaginables para algunos gracias al nivel de extravagancia con el que pueden contar diversas personas. Entre ellos podríamos mencionar: 

Turismo “Tolkien” o “Tolkiano”

Se emplea este nombre para el turismo que se realiza en los lugares donde se realizaron las películas de “El Señor de los Anillos” y “El Hobbit” en Nueva Zelanda donde es visitada la aldea ficticia de Hobbiton. También se realiza en Bloemfontein, Sudáfrica, lugar en donde nació J.R.R. Tolkien, y a Oxford y Birmingham, las cuales son dos ciudades inglesa donde vivió el escritor, impartió clases y escribió las novelas.

Turismo marihuana

Dicho turismo es practicado en la capital de los países bajos, es decir, Ámsterdam, donde son abundantes sus cafés de cannabis, con lo cual suele atraer a millones de jóvenes de todo el mundo quienes desean ingerir, degustar y aspirar dicho psicotrópico.

Turismo de guerra

Y como entre los gustos no hay límites, se encuentran las personas que disfrutan de fuertes emociones donde se encuentran inmersas la incertidumbre y la adrenalina y qué mejor idea que realizar turismo de guerra, el cual consiste en ir de visita a zonas donde se presenta activamente algún foco de guerra permitiendo vivir las emociones de una batalla. Cabe señalar que tal actividad es sumamente peligroso, y es por ello que también se denomina “Turismo suicida”.

Turismo negro

Es realmente excéntrico y el más atractivo ya que gira entorno a la muerte, el desastre y la tragedia, y consiste en visitar lugares donde se llevaron a cabo suicidios en masa o múltiples muertes.

Turismo tiburón

Este se ha convertido en el turismo más peligroso del mundo, sobretodo para quienes aman las emociones fuertes ya que se invita a las personas que son capaces de bucear a convivir con tiburones.

Turismo sexual

Tal actividad tiene como finalidad contratar prostitutas. La mayoría de las personas que solicitan tal actividad son hombres, contrariamente a la cantidad de trabajadores del sexo que son mujeres. Aunque no se debe dejar de un lado que también existe un turismo sexual femenino, pero en menor proporción. Para ello el primer destino es Tailandia, ya que sus leyes contra la prostitución son muy confusas, tras lo cual existen cerca de 3 millones de trabajadores del sexo, donde un tercio de ellos, son menores de edad.

Turismo atómico

Tomando en consideración que la era nuclear históricamente ha sido uno de los escenarios de mayor catástrofes de la humanidad, ello desarrolla una fuerte curiosidad en las personas,  siendo esta la razón por la que se han creado museos atómicos con el fin de hacer frente a dicha inquietud viajera.